domingo, 30 de agosto de 2020

¿Qué me llevo a una roadtrip en moto?

Viajar en moto es algo emocionante, sin duda, pero la hora de hacer las maletas es todo un reto. Hace un par de semana fuimos a la Seu d'Urgell en moto. Quizás no sé tan complicado preparar las maletas para un fin de semana pero ¿os imagináis quince días?



Como ya sabéis antes de empezar cualquier maleta tenemos que saber los días que nos vamos, el tiempo que va a hacer y qué actividades tenemos pensadas hacer. Además si vamos en moto también hay que saber cuánto espacio para equipaje disponemos

En el caso de la moto de Albert tiene dos alforjas y en cada una de ellas cabe una mochila de colegio. Digo de colegio porque tengo una que es un pelin más grande pero no cabe en la moto. Además, esta mochila está un poco vieja, pero es de lona y si le da por colarse agua en la alforja protegería más mis enseres. Es importante que sepáis cuál es vuestra mejor mochila para ello. 


Además ya sabéis que me encantan las bolsas de equipaje, para tenerlo todo bien ordenado. ¿Os acordáis que tenía unas pero se rompió la cremallera, intente hacer otras y no salió bien? Pues al final me he comprado otras, parecen de mayor calidad pero la cremallera es la misma así que no sé que pensar. 

Estos nuevos llevan tres bolsas para la ropa, de distintos tamaños. Una bolsa supuestamente para el neceser, del que hablaremos más adelante. Otra bolsa para la ropa interior y otra más para los cables. Y la que más me gusta para los zapatos. 


Empecemos por lo que no voy a poner en la mochila. Cuando voy de ruta suelo llevar unos pantalones largos. En verano me pongo una camiseta de manga corta pero si hacéis una ruta con más frío podéis poneros una manga larga e incluso un polar debajo de la chaqueta de moto. Como en verano sudamos mucho os recomiendo camisetas cómodas y transpirables. Un consejo que me dio Alex, un amigo de Albert, fue llevar una camiseta con protección UV: así va más fresquito y no se quema por el sol. 

Yo voy a llevar mi chaqueta de moto sin forro. También llevo buff, incluso en verano, para evitar quedarme afónica. El casco con el Cardo, los guantes... Y en los pies solía llevar deportivas o botas de montaña. Pero uno de los regalos de boda han sido unas fantásticas botas de moto. Desde aquí quiero darte mil gracias. 


Ahora pasamos a lo que voy a poner en la mochila. Lo voy a ir dejando encima de la cama o de la mesa para ver si me dejo algo y para hacer los distintos paquetes. Me voy a llevar tres outfits. Otro pantalón largo con camiseta, igual que el que llevo el primer día de ruta en moto para cambiármelo cuando esté sucio. Luego, dos más fresquitos y arreglados para cuando no vayamos en moto. Un vestido mono, un pantalón corto y una camiseta sin mangas. De zapatos voy a llevarme unas que me sirvan tanto de diario como para ir a cenar en algún lugar más especial y unas que ya vimos en Tiempo Entre Botas, me sirven tanto para bañarme como para hacer senderismo.
 
Lo realmente importante, a la hora de escoger la ropa, va a ser que sean más o menos del mismo color para poder lavar la ropa toda junta. Por ejemplo un pantalón blanco y una camiseta roja no se pueden lavar a la vez pero un tejano y una camiseta negra no habrá ningún problema. Prefiero llevar menos ropa y lavarla, que tener problemas con el espacio en la moto. 


También me voy a llevar ropa interior. Además me voy a llevar un bikini y una toalla de microfibra. Además me voy a llevar unas leggins y una camiseta a modo de pijama, por si necesito un outfit más. Y también una chaqueta para cuando refresque por la noche. Solo falta el neceser, os dejo aquí si queréis ver lo que normalmente me llevo. 

También me llevaré un bolso. Este puede ir dentro de la mochila o en una esquina de la alforja. En las rutas de verano está muy recomendado llevarse una botella de agua. Voy a congelar tres cuartas partes de una botella para que se vaya descongelando por el camino y tener agua fría. Si no también llevo una botella en el lateral de la mochila. 


Espero que os haya gustado y os haya sido útil. Nos vemos en octubre con un Octubre y Castillos muy especial. ¡Os deseo una feliz semana y mejor mes!

Adriana

domingo, 23 de agosto de 2020

Nos vamos de roadtrip con la moto

Albert suele salir con la moto con unos amigos que pertenecen a un Motor Club. Normalmente, en verano, salen todos con las motos en una roadtrip sin la familia, solo ellos. Pero este año ha sido muy complicado y al final han decidido invitar a todos los que quieran a la Seu d'Urgell. En el canal de Instantes de Tiempo podréis ver la ruta y en el blog aprovecharé para contaros algunas de las cosas que, para los que no estamos acostumbrados a sus tradiciones, nos parecen, cuanto menos, curiosas. 



La comitiva

Cuando salimos con varias motos, por seguridad, nos ponemos en zigzag. Si la moto que va delante de nosotros se sitúa a la izquierda del carril nosotros nos situamos a la derecha y la moto de atrás a la izquierda otra vez. En caso de frenada brusca tendremos más espacio para frenar y no nos llevaremos la moto de delante. De hecho esto lo hace cualquier grupo de motos que veáis por la carretera. 

El orden de la comitiva 

Pero además en los Motor Clubs, el orden en que salen las motos, no es aleatorio sino que tienen un orden asignado. El primero de todos es el Capitán de Ruta, que es quien decide la ruta y las distintas paradas. Ya veréis que también hace más cosas. Le sigue el Presidente y Vicepresidente, que son los que organizan el grupo. Después va el Tesorero, que se encarga de la contabilidad del club. Al final de la comitiva se sitúan los aspirantes a entrar el club, los que apoyan al club y los que no son del club. Aunque estas normas, a veces de forma muy puntual, pueden variar dependiendo de la situación y la ruta. 



Los novatos

En otras salidas con moto a las que he ido, se suele situar a las motos de menor potencia, normalmente los novatos, delante de todo para mantener todos el mismo ritmo. Con un Motor Club, como habéis visto, esto no pasa. En esta ruta a la Seu d'Urgell, el que iba último era el que tenía menos experiencia. Así que el penúltimo era quien se hacía cargo de él: vigilar que no se quedara atrás y si tenía una pana pararse con él. 

Que significa cuando pitan

Uno de los motivos más frecuentes por los que para una moto es porque se queda sin gasolina. No podemos pretender, en rutas así, llevar todos la misma moto, tener todos el mismo depósito o controlarlo de la misma manera. Así que lo más frecuente es que alguien pite, eso significa que no tiene gasolina y que parará en la próxima estación de servicio. Normalmente se quedará un compañero con él y se unirán a la comitiva más adelante. Una de las tareas que tiene el Capitán de Ruta es prever suficientes paradas para que todos puedan repostar sus motos.



Comunicación dentro de la comitiva

Para pasar mensajes dentro de la comitiva es muy sencillo. Por seguir con el ejemplo de antes. Quien le falta gasolina avisa a la moto de delante y esta, a su vez, a la de delante. Van pasando el mensaje de moto en moto hasta llegar al Capitán de Ruta. Aunque hoy en día, el tema de los intercomunicadores, es algo muy básico hay quienes prefieren el antiguo método. 

Saludos moteros

Yendo en moto, otra cosa que os puede suceder, es que os crucéis con otra moto y esta os enseñe los dos dedos. Es un saludo entre moteros, hay una historia muy bonita detrás que si queréis podemos tratarla en el blog. Otro saludo es que levanten el pie cuando te adelantan. Cuando fuimos de ruta al único que le levantaban el pie era al Capitán de Ruta, que iba al frente de todos. 



Destinos de las rutas

Muchas de las salidas con las motos son a visitar otros Motor Clubs e incluso participar en eventos. También os podéis imaginar que si no se llevan bien dos clubs no van a ir a ningún evento que organice uno u otro. Por ejemplo, no es la primera vez que van a la Seu d'Urgell a visitar un club aliado, a mí me suena un poco raro ese término pero es el que utilizan.

Los símbolos

Sobre todo cuando se reúnen miembros de muchos clubs podréis ver los distintos chalecos que llevan. El chaleco es lo más característico de cada club, pues en él podéis ver arriba el nombre, en el centro el emblema y de bajo de donde vienen y por lo tanto su territorio. Estos son lo que ellos llaman sus colores. En el chaleco también podéis ver los distintos parches que se han ganado y que identifica el rango de cada miembro. El chaleco lo llevan siempre bien visible. En verano suelen conducir con en manga corta o con una chaqueta fina y encima el chaleco. Y en invierno llevan las típicas cazadoras de moto con el chaleco encima. Cada emblema tiene su historia y no todo el mundo puede colgar en sus redes los colores de un Motor Club. 



Hospitalidad motera

En rutas largas donde los motoristas deban pasar la noche fuera, normalmente son acogidos por el Motor Club anfitrión. Desde la comida, a una cama donde descansar y buenos consejos para disfrutar al máximo de la ruta. Muchos Motor Clubs tienen amigos alrededor del mundo, es una comunidad más amplia de lo que se pueda pensar en un principio. 

Como entrar en un Motor Club

Si os parece interesante y os ha picado el gusanillo de entrar en algún Motor Club tenis que preguntar directamente al club que prefiráis quien es el presidente y pedírselo directamente a él. Normalmente se entra por invitación, por conocer alguien de dentro. En el Motor Club con el que fuimos a la Seu d'Urgell, los aspirantes se llaman prospects y durante un año están al servicio del club hasta que este le aceptan como uno más de ellos. Los miembros ganan parches a lo largo de su vida en el club y se sienten muy orgullosos de ello. Hay quien dice que el chaleco no hace al hombre sino que es el hombre quien hace al chaleco. 


Como veis de formas de viajar hay muchas, casi tantas como motos en la carretera. Para nosotros fue un fin de semana muy especial, donde personalmente aprendí muchas cosas. También fue como el ensayo general a nuestra luna de miel, puesto que Albert y yo nos casamos el mes que viene e intentaremos ir de roadtrip en nuestro viaje. La semana que viene va a ser el último articulo, veremos como prepararnos para una ruta en moto, y luego nos volveremos a ver en octubre con nuestro especial de Octubre&Castillos. ¡Que tengáis una feliz semana!

Adriana

domingo, 16 de agosto de 2020

El viaje qué cambio mi vida

El otro día una seguidora de Instantes de Tiempo me preguntó cuál fue el viaje que hizo que deseara, pasar el resto de mi vida, seguir recorriendo el mundo. En ese momento no supe que responder, pues un viaje lleva a otro y cada uno de ellos han contribuido a que yo sea la persona que soy ahora. Pero sí que puedo decir que hay dos viajes que marcaron mi vida. Y los dos los hice con mi madre, así que me gustaría dedicarle este artículo a ella. 



Mi primer viaje propiamente dicho, con billetes de avión, hoteles y grandes maletas, fue a los 10 años con mi madre a París. Fue muy importante porque, en esa ocasión, fue cuando realmente me enganché viajar. De hecho fue mi primer viaje en avión, fue una experiencia inolvidable. Me encanta viajar en avión con mi madre, siempre nos lo pasamos muy bien. 



Mi madre lo planeo todo con muchísimo detalle. Pasamos unos días geniales en Disneyland París, incluso recuerdo que nos sobró un día o dos para repetir nuestras atracciones favoritas. Los días allí lo recuerdo como un sueño: desayunábamos y nos íbamos al parque, cuando este cerraba, volvíamos al hotel y pasábamos un par de horas en la piscina, recuperando fuerzas para el día siguiente.



Pero eso no es todo. después de pasar unos días en Disneyland pasamos otros tantos en París. Mi madre lo organizo fantásticamente. Porque si por la mañana íbamos a ver algún museo o alguna iglesia, algo quizás un poco aburrido para una niña de 10 años, por la tarde, por ejemplo, íbamos a un parque acuático cubierto. De esta forma consiguió que me interesasen los museos y además me lo pasé genial. Fue la primera vez que regrese de un viaje deseando que no pasasen muchos meses hasta volverme a subir a un avión. 



El segundo viaje, que recuerdo con especial cariño, y que dio un sentido a mi forma de viajar fue 5 años después. En esa ocasión, viajé a Rumanía, para mí era la primera vez. Pero una vez allí, fue como si siempre hubiera sido de la familia. Es muy difícil poderlo describir con palabras. Me trataron como a una más a pesar de que no nos pudiéramos comunicar con el mismo idioma, me explicaron absolutamente todo sobre su país, su cultura y su forma de hacer. Lo más importante para mí desde entonces fue aprender de ellos. 



Desde entonces cada vez que viajó mi mejor souvenir es haber aprendido algo nuevo. Aunque Albert me recuerda que el mejor souvenir es traer algo de comida. Para mí viajar significa compartir y compartir significa aprender. Y a veces me siento muy tonta por recorrer miles de kilómetros y ver que no somos tan distintos, darte cuenta de que no hacía falta ir a la otra punta del mundo para encontrar gente tan parecida a tus vecinos, ya sea para bien o para mal. 


Así que si me permitís un consejo hoy, en cuanto podáis viajad. Dejar que el mundo os sorprenda y atreveros a volver a casa siendo una persona distinta, más enamorada de la vida y con más curiosidad que nunca. Empezar a coleccionar Instantes de Tiempo. 

Adriana

domingo, 9 de agosto de 2020

10 curiosidades de los pasaportes

El otro día fui a renovarme el pasaporte. ¿A alguien más le pone nervioso entrar donde la Policía Nacional? No es un lugar que pueda recomendar pero lo que si puedo hacer es compartir diez curiosidades que no sabías acerca de vuestro pasaporte. Id a buscarlo y ahora os cuento. 



1. El primer pasaporte


La primera vez que se oye hablar sobre pasaportes es en los textos bíblicos. ¿Por qué? Era un documento que permite un viaje “seguro” a su portador y era expedido por las autoridades. La verdad es que la palabra pasaporte no se empezó a utilizar hasta la época medieval, donde el documento llamado pasaporte indicaba que “portes” o puertas podía abrir. El rey Enrique V de Inglaterra lo empezó a usar a modo de documento identificativo, para que sus súbditos pudieran acreditar su identidad en el extranjero.

2. Mejores pasaportes


En nuestros días existe la web Passport Index, donde hacen un ranking de los mejores y los peores pasaportes. Para ello valoran a cuántos países se permite viajar y si necesita visa, la puedes hacer nada más llegar o si necesitas hacer la visa antes de viajar. Los mejores pasaportes son los de Singapur y Alemania que te permiten viajar a 165 países. España se encuentra en segundo lugar, junto a otros países, permitiéndote viajar a 164 países. En el polo opuesto se encuentra Afganistán, que tan solo permite viajar a 31 países. Aunque yo personalmente valoraría más cosas. 

Oberhausen, Alemania


3. Los pasaportes con excepciones


Por un lado tenemos la mayoría de países musulmanes, que niegan la existencia de Israel y, como consecuencia, su pasaporte. Países como Pakistán o Filipinas incluyen en su documento la frase de "válido para todos los países del mundo excepto para Israel". Algo similar les pasa a los pasaportes de los Habsburgo, que en su documento queda explícito "es válido para todos los países excepto Austria", para una cordial exilio. 

4. Medidas estándares


El impacto de la Primera Guerra Mundial llegó hasta la estandarización de los pasaportes. En 1920, a causa de la gran emigración, se hizo una conferencia para que todos los pasaportes tuvieran las mismas características: un formato de libreta, ya que antes se anotaba todo a mano, de unas 30 páginas, con el escudo de armas en la portada. También se implantó el requisito de la fotografía después que un espía alemán ingresara a Reino Unido con un pasaporte estadounidense falso. 

Dublín, Irlanda


5. El más difícil de falsificar 


Los pasaportes tienen medidas de seguridad para evitar que sean pirateados. Por ejemplo el noruego, si lo iluminas bajo una luz ultravioleta aparece una aurora boreal. El pasaporte de Nicaragua tiene hasta 89 medidas siendo este el pasaporte más difícil de falsificar del mundo. Para que no tengamos problemas en la frontera es importante que nuestro documento esté en perfecto estado, sin rayones y que la foto se parezca al máximo a nosotros. 

6. Hay distintos tipos


Tenemos para empezar, el ordinario o turístico, el que tenéis la mayoría en casa. También está el oficial, que está reservado para los empleados gubernamentales. Después están el diplomático, uno de los más codiciados. Además existe el colectivo, para los que viajan en grupo. Y por supuesto el temporal, para todos aquellos que hayan perdido el suyo. 

Ámsterdam, Países Bajos


7. No es vuestro pasaporte


Así como lo leéis. Yo puse la misma cara cuando me lo contaron. Si abres la última página, os explica que la propiedad de este documento pertenece al Gobierno y en caso de pérdida o robo se exige que se devuelva al Gobierno. Entonces, mi duda es, ¿por qué tenemos que pagar por él? Supongo que son gastos de servicio. 

8. Hablando de precios


España es el país más barato de Europa, con tan solo 30 €. El país europeo con el pasaporte más caro es Italia con 116 €. Mundialmente hablando el país más barato es, Eswatini que vale unos 10 €, y el más caro Turquía, que vale 218 €. ¿Y eso porque?

Budapest, Hungría


9. El espacio Schengen


Desde 2017, los países europeos pertenecientes al espacio Schengen no necesitan acreditarse ni pasar controles para ir de un país a otro. Por lo tanto no se necesita pasaporte aunque sí que es recomendable. 

10. La que no necesita pasaporte 


Los pasaportes británicos se expiden en nombre de la Reina de Inglaterra. Por consiguiente ella no necesita pasaporte, sería como si ella misma se diera permiso a sí misma para poder tener uno. Si necesitara uno podría usar cualquiera de los 63 millones de súbditos británicos. 


Espero que os haya gustado y que ahora sepáis un poco más sobre este documento tan importante a la hora de viajar. Espero que paséis una feliz semana que se pueda volver a viajar con toda normalidad lo más pronto posible.

Adriana

domingo, 2 de agosto de 2020

El staff de un apartamento turístico

Empezamos este mes hablando sobre el programa de Netflix, Stay Here, donde nos plantea lo fácil que es alquilar un apartamento turístico. Durante estos días hemos estado viendo tanto lo que necesitamos para empezar nuestro negocio como lo que hay que hacer para empezar a tener reservas. Hoy hablaremos de todo el personal que se necesita para que estas reservas lleguen a buen puerto. 



Vuestro equipo


El anfitrión


A no ser que viváis justo al lado de vuestro apartamento turístico, vais a necesitar alguien que abra la puerta a los turistas. De hecho los hoteles tienen recepción 24 horas. Por qué no podemos esperar que nuestros huéspedes lleguen en una franja horaria de oficina ni tampoco que lleguen puntuales, se pueden perder o se puede retrasar su vuelo o pueden pasar mil cosas. 

Referente a ello os tenéis que plantear si ofrecéis un servicio de recogida, al aeropuerto, por ejemplo, o si conocéis a alguien que os pueda ofrecer este servicio como un extra para vuestros turistas. Si no tenéis que explicarles muy bien como llegar a vuestro apartamento. 

Además la ciudad de Barcelona obliga a cobrar una tasa turística. También hay que realizar un control de identificación de todos los huéspedes. Estas son algunas de las tareas, un tanto desagradables, que va a tener que hacer vuestro anfitrión. 



Otra condición para tener un apartamento turístico en Barcelona es tener un teléfono de asistencia las 24 h. Donde, tanto vecinos como huéspedes, pueden llamar si pasa alguna cosa. Por experiencia personal os diré que, si pasa cualquier cosa al edificio, a quien van a llamar va a ser a vuestro número. 

Así que, de vuestros ingresos, tendréis que calcular cuánto vais a pagar a vuestro anfitrión, y tendréis que tener en cuenta que no es lo mismo que abra la puerta a las 11:00 que a las 23:00. También tenéis que tener previsto si este se pone enfermo ¿Quién le sustituirá? Esto encarece el precio de vuestras habitaciones, disminuye vuestros beneficios, pero dará un servicio más profesional y os quitará muchas preocupaciones. 

El personal de limpieza


Otra persona que vais a tener que contratar es el personal de limpieza. No todas las personas tenemos los mismos estándares de limpieza. Es un extra que vais a tener que cobrar a vuestros huéspedes, pero que os dará un servicio más profesional. Nunca regateéis con este servicio y dejéis vuestros huéspedes limpian el apartamento. La limpieza es algo muy importante a tener en cuenta y no se deja manos de cualquiera. 

Otro problema que os vais a tener que plantear, en temporada alta, será el flujo de reservas. ¿Qué pasa si un grupo se va un viernes por la tarde y el siguiente llega un sábado por la mañana? Vuestro personal de limpieza tiene que estar disponible y dejar el apartamento impecable para el sábado antes de que llegue los turistas.



Relacionado con el tema de limpieza está el tema de la lavandería. Si no recuerdo mal nosotros teníamos tres veces el número de ropa de cama, toallas, trapos y alfombras de ducha, mínimo. Una de ellas era la que usaban los huéspedes, otra era la sucia que lavamos mientras ellos estaban en casa y la tercera era de retén. 

Tenéis que pensar quién, cuando y cómo se va a lavar esa gran cantidad de ropa y dónde la vais a guardar. Mi recomendación es que sea toda blanca, los turistas no tienen especial cuidado en no manchar las cosas. Vais a encontrar manchas de ruedas de maleta, de maquillaje y demás manchas difíciles de sacar. Así que la lejía será vuestra mejor amiga. 

Otra cosa que tenéis que tener en cuenta es que ese material lo vais a tener que ir renovando año tras año y tendréis que ahorrar para ello. Un aspecto más que disminuye el beneficio del alquiler.

Un técnico de reparaciones


Otros inconvenientes que nos podemos encontrar es que se rompa o se estropee alguna cosa. Tanto si nuestros huéspedes están en la casa como si van a llegar muy pronto tenemos que tener contratado un servicio de reparación, que acuda a la vivienda de forma inmediata.



En este aspecto también vais a tener que ahorrar por averías mayores o por tener que cambiar algún electrodoméstico o mueble e incluso los platos, por ejemplo. Sí que es verdad que muchas plataformas ofrecen un seguro, pero también es verdad que muchas veces este seguro no cubre la totalidad del desastre. Otro servicio que no se tiene en cuenta pero disminuye los beneficios.

Red laboral


El boca-oreja es algo muy importante que debéis practicar con vuestros amigos y familia. Otra buena opción es crear una buena red laboral de otros apartamentos cercanos para que os podáis ayudar con el tema de la limpieza, de las reparaciones exprés y de vuestros anfitriones. Imaginaros que un día tenéis overbooking, o que vuestro vecino lo tiene. ¿No sería genial ofrecer un apartamento de características similares tan cerca del vuestro?

Por eso me hace tanta gracia que el programa Stay Here de Netflix se presente la gestión de apartamentos turísticos como algo tan sencillo que lo puede hacer uno mismo. Fijaros cuántas personas tienen que jugar en equipo para que esto de unos buenos beneficios.


El alquiler de apartamentos no deja de ser como cualquier otro negocio, dónde hay que trabajar duro. Así que antes de tiraros a la piscina mirar si hay agua. Con esto doy por concluido este pequeño ciclo donde os he compartido mi experiencia alquilando apartamentos turísticos. Os espero en todas mis redes sociales y os deseo una feliz semana.

Adriana