domingo, 31 de mayo de 2020

Turisteando con bicicletas

El próximo 3 de junio será el día internacional de la bicicleta, a parte que ya conocéis de sobra mi pasión por esta maravilla, quería compartir mi experiencia  a la hora de incluir las bicicletas en mis viajes. 



Ámsterdam


Aquí aprendiendo atar las tres bicicletas juntas, como veis, somos muy responsables



Por supuesto un destino famoso por las bicicletas es la ciudad holandesa de Ámsterdam. En nuestro primer viaje alquilamos unas bicicletas para unirnos al remolino de gente que circulaba por sus ciudades. Como ya os he comentado alguna vez alquilamos una bicicleta con una cesta y Anna me ayudó a grabar. En nuestro segundo viaje a esta ciudad, la casa que intercambiamos, también incluyeron las bicicletas. Lo que no calculé era que los holandeses son mucho más altos que yo y no llegaba demasiado bien a los frenos. 

Viena


A un paso del centro y todo lleno de bicicletas, un ejemplo a seguir




Otra casa que también intercambiamos y que además nos dejaron las bicicletas fue en la capital austriaca. Fue mi mejor experiencia, sin duda. Viena tiene una infraestructura de carriles bici que podría ser la enviada de muchas otras capitales europeas. Obviamente el centro no es recomendable ir en bici pero para cubrir las demás distancias si. Lo que más me sorprendió fue que el edificio donde nos alojamos tenía aparcamiento de bicicletas de en cada una de las plantas, el ascensor tenía espacio para dos bicicletas cómodamente y la mayoría de tiendas tienen aparcamientos cubiertos para bicicletas. Sin duda Viena demostró que la bicicleta, como medio de transporte urbano, es una fantástica idea. 

Cardiff

Recorriendo el Bute Park de Cardiff con Anna




Las bicicletas no son solo un medio de transporte. Hay muchos hostels que también ofrecen alquiler de bicicletas para su disfrute. Cuando fui a visitar a Anna a Wales alquilamos una par de bicicletas para recorrer todos los parques de la ciudad y llegar hasta la catedral de Llandaff. De verdad que no se me puede ocurrir una mejor idea para descubrir todos los rincones de estos parques. 

Budapest


Nuestro vehículo privado por la Isla de Santa Margarita



Otra gran ciudad repleta parques por visitar es Budapest. A mi Padrina le encanta ir en bicicleta, creo que lo he heredado de ella, así que cuando vimos estos tándems en la Isla Margarita no pudimos rechazar la oferta. Cada vez más se están poniendo más de moda, no solo el alquiler de bicicletas, sino también los tours por la ciudad a golpe de pedal. ¿Lo habéis probado alguna vez?

Otras opciones


A parte de probar de hacer un tour turístico alguna vez también me gustaría hacer rutas en bicicleta. Como la gente que hace el Camino de Santiago en bicicleta o recorrer el valle de Loira. ¿Lo habéis probado? Y si es así, ¿Qué ruta me recomendarías hacer?


El día de hoy me gustaría poner en valor la importancia de viajar y compartir ideas. Si tú dices "bicicleta" mucha gente piensa en Ámsterdam, pero quizás deberíamos aprender de los edificios austriacos que os he comentado sobre estas líneas. Después de estos días confinados creo que se ha demostrado lo útil que es ir en bicicleta, no solo en nuestros viajes, y deberíamos a empezar a trabajar en este tema. Espero que vuestros amigos y vuestra familia estén bien. ¡Y os deseo un feliz semana!

Adriana

domingo, 24 de mayo de 2020

¿Cómo cambiar monedas cuando viajamos?

Cambiar monedas es algo que parece que nos hemos olvidado dentro de la eurozona. ¿Sabíais que aparte de estos 19 países que utilizan el euro hay algunos más que también lo hacen? Pues que sepáis que dentro de Europa existen además 26 divisas más, así que imaginaros el resto del mundo. Cambiar monedas es algo que cualquier viajero va a tener que hacer en esta vida, por eso lo he cogido como el tema de la semana. Aunque si no lo he hecho antes es porque siempre tengo la sensación que salgo perdiendo.



Pensando un poco en mi experiencia e investigando otro tanto por internet he descubierto que tenéis cuatro opciones a la hora de cambiar moneda. La primera y más usual es comprar monedas en nuestro banco de confianza, pero como veremos más adelante es la opción más cara. Si no también podemos comprar monedas en las casas de cambio en nuestro destino. Algunas de estas casas de cambio se han modernizado para que podamos comprar monedas online, es algo relativamente nuevo y que nunca he probado sí que os dejo este vídeo por si os animáis. Y por último mi opción favorita, qué es pagar con tarjetas de crédito.


En azul los países que usan euro y en rojo los que no. Visto aquí.

Antes de empezar me gustaría que sepas la diferencia entre moneda y divisa. La moneda es el objeto material, ya sean las piezas metálicas redondas o los papelillos rectangulares de papel, y la divisa es la unidad monetaria de cada estado. Este artículo que he encontrado os resultará muy útil. También hay que saber a cuánto está el cambio. Para ello podéis hacer una búsqueda rápida en Google un en el portal XE. Este otro artículo os explica cómo funciona exactamente el cambio de moneda.



Pasemos a hablar del cambio de moneda en los bancos, normalmente aplican comisiones. Mi recomendación es que vayáis a preguntar a la oficina y de paso también preguntéis, si utilizáis la tarjeta de crédito en el extranjero o sacáis dinero en un cajero automático, que comisiones os van a cobrar. También tenéis que saber que si necesitáis una divisa exótica, como he leído por allí, vuestro banco va a tardar un poquito más en traerla. Investigad un poco sobre vuestra divisa porque no todos son igual que el euro. ¿Sabíais que Cuba tiene dos monedas? Una para los turistas y otra para los locales. Otra recomendación si compráis moneda en el banco es que no hagáis grandes cantidades, por dos motivos, primero porque cuando volváis y tengáis que volver a cambiar la divisa euros os van a volver a cobrar comisión y después a mí no me gusta viajar con mucho dinero en metálico encima.



La segunda opción que tenéis son las casas de cambio. Las más caras las vais a encontrar en aeropuertos y estaciones de tren. Si por alguna razón necesitáis una os recomiendo ir al centro de la ciudad y en zonas turísticas. Cuántas más haya más, competencia habrá y mejor podréis comparar precios. Otra recomendación todos hago es si vais a visitar a un amigo que los diga donde mejor se hace el cambio, qué es lo que suelo hacer yo. Cómo os he comentado, ahora hay algunas casas de cambio donde podéis comprar moneda online. Si compráis moneda online os la pueden mandar en casa o en alguna oficina y el cambio será del momento en que vosotros hacéis el pago. La otra opción es que reservéis monedas, lo que significa que cuando vayáis a pagar esas monedas tendréis dos opciones. Quizá el cambio ha mejorado y os ahorráis algo de dinero o si ha empeorado, hay algunas casas de cambio, que mantienen el cambio del momento en que reservasteis.



Mi opción favorita normalmente es pagar con tarjeta. Cuando el datáfono me pregunta si quiero pagar en moneda local o en euros le doy a moneda local. Pero sí que es verdad que eso depende de destino donde viajes. No es lo mismo Barcelona, donde podéis pagar un chicle con tarjeta de crédito, que un pueblo perdido de la mano de Dios, que no tiene ni un cajero a 5 km a la redonda. Otra opción que puedes hacer con la tarjeta es sacar dinero de los cajeros. Es el que ofrece el cambio más cercano al oficial. El problema es que existen comisiones tanto de vuestro banco para utilizar la tarjeta de crédito como del banco del cajero dónde estáis sacando dinero. Sí que el cambio será más favorable, pero también es verdad que el precio final puede que no lo sea. Este artículo que he encontrado me parece muy interesante.


Por último me gustaría preguntaros ¿Cuál es el mejor momento para cambiar de moneda?. El cambio está sujeto directamente a la economía del país y está en continuo movimiento. Si queréis podéis observar la tendencia del cambio durante unos días y si veis que va a subir comprar ya la moneda. Yo simplemente me he resignado a que siempre voy a perder. Espero que esté información os haya resultado útil a la hora de cambiar monedas cuando viajéis y que os anime a viajar, a pesar de que sepáis no comparta vuestra misma divisa. Deseo que todas vuestras familias y amigos estén bien  Nos vemos en todas mis redes sociales y ¡os deseo una feliz semana!

Adriana

domingo, 17 de mayo de 2020

Cuatro viajes inspirados en el ciclo menstrual #YoMeQuedoEnCasa

El día de hoy vamos a hablar sobre el ciclo menstrual y como nos afecta. Mucho más allá de "Que mala pata que me ha venido la regla en mí primer día de vacaciones".

Durante el confinamiento empezamos con una amiga entrenar regularmente cada día. Y la tercera semana de confinamiento me di cuenta de que no podía hacer unos ejercicios. Así que me frustre mucho. El segundo día me di cuenta de que tampoco los podía hacer, pero que la semana anterior sí.

Así que me acorde de Cristina Mirte, quién tiene un podcast muy interesante sobre salud, deporte y belleza. Un día entrevistó al entrenador del equipo olímpico femenino de atletismo. Él comentaba lo importante que es adaptar los entrenamientos al ciclo menstrual de las atletas. Por cierto, también comentó que esto no es nuevo pero que no se investiga tanto el cuerpo de la mujer porque al tener variaciones hormonales sus resultados son más difíciles de leer que las de un hombre.



Como no podía terminar ese día el entrenamiento, busqué información sobre esto y me encontré un artículo muy interesante de la agencia EFE. Resumiendo, decía que la peor semana para entrenar era la semana antes de que te viniera la regla (a mí me faltaban dos días) y la mejor semana era la de después de la regla. Lo explica muy bien en este gráfico. En ese momento fui consciente de que esta semana me costaba más levantarme por la mañana, tenía más hambre y pasaba mucho más tiempo en el sofá. Lo bueno del confinamiento es que puedes ser mucho más consciente de mi cuerpo.



Me di cuenta de que conocía muy poco mi ciclo menstrual y qué era importante aprender de él. También estuve pensando que si yo ahora os vengo con todo esto, ya hay vídeos y otros artículos así. Por esto os voy a proponer un fin de semana de 3 días por cada una de las semanas del ciclo. Para que todo el mundo pueda entender como se siente una mujer en ese momento de su ciclo menstrual. Antes de empezar, me gustaría que vierais que cada persona es diferente, que yo no soy ginecóloga y que si tenéis algún problema lo mejor es que lo habléis con un especialista. También, he tardado un poco en publicar este artículo para ver si puedo reconocer todas estas fases y la verdad es que no. En mi caso no se aplica ¿y en el vuestro?

Lo primero que hay que entender el ciclo menstrual significa que nuestro cuerpo nos suministra, o deja de suministrar, las hormonas de los estrógenos y la progesterona, durante un periodo de tiempo. Este ciclo tiene cuatro fases, que nos hacen sentir de 4 formas distintas y nosotros veremos cuatro fines de semana muy diferentes.



La primera semana del ciclo es cuando nos baja la regla. Los niveles de progesterona bajan. Será una semana dónde estaremos muy cansadas y muy sensibles, donde generalmente preferimos estar tranquilamente en casa. En mi caso también me he dado cuenta de que es una semana donde tengo muchísima más hambre. 

Para el primer fin de semana os tengo preparado un apartamento muy fancy en el centro de la ciudad. Depende de cómo os encontréis, podéis bajar a desayunar en una terracita en la plaza mayor o, si no estáis de humor, podéis ir a comprar comida basura en supermercado más cerca y no moveros del apartamento. Ya os he dicho que es un apartamento con todas las comodidades, con las mejores vistas de la ciudad. Este fin de semana es solo para vosotras. Para que os cuidéis y os miméis todo lo que queráis y más.



La segunda semana del ciclo es cuándo suben los estrógenos. También la testosterona. Va a ser cuando tengamos más energía, la mejor semana para entrenar, para viajar y para matar dragones si hace falta. 



Para el segundo fin de semana os he reservado, para ti y tus amigos, una casa rural en medio de la montaña. Durante el día tendréis actividades como senderismo, rafting, escalada, ... Y por la noche una gran cena con juegos de lo más divertidos para que la fiesta no pare.



La tercera semana del ciclo es cuando empezamos a ovular. Es cuando los estrógenos están más altos y empieza a aparecer la progesterona. También es una buena semana para entrenar y salir a comernos el mundo. Nuestra piel brilla y nos vemos más guapas. Sobre todo se caracteriza por ser la semana con más deseo sexual. 

El tercer fin de semana lo he reservado para ti y tu crush. En esta ocasión os he reservado una habitación de hotel con servicio de habitaciones, por si no os apetece salir de la habitación en todo el fin de semana (ya me entendéis). Si queréis turistear por la ciudad podéis tener alguna cita romántica. Como por ejemplo, ir a cenar a un restaurante muy especial, ir al cine a ver una película erótica o salir a bailar hasta que os muráis de ganas de volver al hotel.



La cuarta y última semana del ciclo es la peor. Es cuando la progesterona está en sus niveles más altos y nos empezamos a encontrar mal. Fue cuando yo me di cuenta de que no podía entrenar como la semana anterior. Es un buen momento para cuidar tu alimentación y hacer algo de deporte.



El cuarto y último fin de semana es en el que yo necesitaría que me cuidasen más. Había pensado en un resort con playa privada y todo incluido. No os preocupéis a la hora que os levantáis de la cama, podéis desayunar todo lo que queráis en el buffet libre, luego podéis dar una vuelta por la playa u holgazanear en el spa. Cómo es la semana del ciclo en las que somos más sinceras puedes ir con tu mejor amiga, aquella que te aguanta todas tus películas. Las amigas están para ayudarse.


Esta es una bonita forma de acordarnos, tanto si somos mujeres como hombres, en que momento del ciclo nos encontramos y como nos afecta. Realmente espero que os haya sido útil y que muy pronto podamos salir de casa a hacer estas escapadas. Deseo que todos vuestros amigos se encuentren bien y ¡Qué tengáis una feliz semana!

Adriana

domingo, 10 de mayo de 2020

Mi colección de revistas internacionales #YoMeQuedoEnCasa

Estos días de cuarentena nos ha dado por hacer limpieza a muchos de nuestros. El otro día le toco a mi colección de revistas y con en otras ocasiones os he enseñado mi colección de postales os pregunté en Instagram si querías ver esta colección también. Lo que hice fue sacar de la estantería todas las revistas españolas, las he guardado en una caja esperando saber que hacer con ellas y tiré todas las revistas que fueran más antiguas del 2010. Las que he conservado es por algún motivo especial. 



Esta colección la he guardado en una estantería de mi despacho, en casa de mi madre, que además resulta ser la habitación de costura. Me parece un buen lugar para inspirarse y ver que, en el fondo, las modas no han cambiado tanto como nos hacen creer. Están ordenadas de enero a diciembre, y dentro de cada mes primero van las más antiguas y luego las más nuevas. Después de grabar este vídeo, no tuve más remedio que volver a ordenarla toda. 

He ido coleccionando revistas de moda por años. Las compro cuando voy de viaje algún sitio, mis favoritas son las de Vogue, aunque hay algunos países que no las puedes conseguir. Ya os lo iré enseñando. A parte, no solo son revistas que yo me haya comprado, sino que también me las traen a modo de souvenir. Si no tengo la suerte de encontrarme con algún kiosco, por ejemplo en Rumanía hay un montón, las termino comprando en los aeropuertos. También he comprado bastantes en los supermercados. Sin hacer trampas, solo las del país que estoy viajando. Si voy de roadtrip suelo conseguirlas en las gasolineras. 

Ramón en una de nuestras roadtrip por Francia


Normalmente escribo el artículo y luego grabo el vídeo. En esta ocasión lo he hecho más espontaneo y primero he grabado el vídeo. Os he ido enseñando las revistas por meses. En el mes de enero hay una revista FHM, que al final resultó ser una revista escrita para hombres, simplemente tiene artículos, por ejemplo, de moda masculina. Nada más, luego había otras revistas en francés (que es el idioma más común en esta coleccion) y una en holandés. 

Otras curiosidades que he podido ir encontrado al hacer esta colección es que las Vogues alemanas, compradas tanto en Alemania como en Austria, siempre van con una revista de Vogue Busines. Mi sentido común me hace pensar que no son la única editorial de Vogue que lo hace pero, si que es verdad que son las únicas que me he contrato. 

Aquí en Düsseldorf


Otra joya de mi colección es una revista de moda, del mes de abril, de la compañía aérea de Air France. No solo colecciono por el placer de leer, o intentarlo, en otros idiomas sino también por coleccionar distintas revistas. La verdad, como os comenté en el artículo de como aprender idiomas desde casa, hoy en día resulta muy fácil leer en otros idiomas. La cuestión es que queramos esforzarnos o no. En el mes de abril, además, tengo un par de revistas en sueco. 

Llegados a junio me di cuenta de que en verano solemos viajar más. Supongo que es cuando más tiempo tenemos, o cuando más tiempo tenía cuando era estudiante. En el mes de junio, una vez más abundan las revistas en francés. ¿Creéis que Francia tiene más revistas de moda que el resto de sus vecinos? 

Con mi familia en Cap d'Agde


En verano también aparecen las primeras revistas en rumano, el segundo idiomas más popular de esta colección. Lo he estado pensando y supongo que es porque las revistas allí son más económicas al cambio. A parte que tengo que practicar más el idioma. Otra cosa que he pensado, no sé si vosotros también lo hacías, pero cuando era más jovencita solía comprarme las revistas por lo que regalaban. En Rumanía, las revistas daban de todo: pinta uñas, mascara de pestañas, jabones para el pelo, ...

Otro verano nos fuimos a Portugal, de roadtrip, y coincidió que fuimos la última semana de julio y la primera de agosto. Así que me compre las dos, que además venían con dos más. Como veis no es una revista por viaje, sino que en esta ocasión volví a casa con cuatro revistas. Si os apetece podría hacer un artículo sobre un TOP 10 de cosas que ver en Portugal o con curiosidades de este país. Ya sabéis que os leo en comentarios. 

¿Queréis que os cuente más cosas sobre Portugal?


En el mes de agosto tengo tres revistas, de las cuales no las puedo leer por el momento. La primera de ellas me la compré en Eslovenia, al ser un idioma eslavo me cuesta mucho más. Otra que me compré en verano fueron un par de húngaras, que también me cuestan mucho de leer. Luego, en Ucrania, además me compré un par más. La Vogue, por ejemplo, no sé si es de la editorial ucraniana o, como pasa con la versión alemana, comparten editorial con Rusia. 

En el vídeo he tenido que recortar, por ejemplo, el mes de septiembre solo tenía un par de revistas francesas sin nada más interesante que añadir. Pero si que os puedo comentar algunas curiosidades de esta colección. El único mes que no he encontrado revistas ha sido de marzo, aunque sigo con mi teoría de que faltan algunas revistas. Los idiomas más populares, como ya os he comentado, son el francés, el rumano y el alemán respectivamente. Si os habéis fijado todas las revistas que os he comentado son de Europa, puesto que nunca he viajado fuera. 


Dejadme en comentarios que es lo que soléis coleccionar cuando viajéis. Espero que todos vuestros seres queridos estén sanos y salvos. ¡Os deseo una feliz semana!

Adriana

domingo, 3 de mayo de 2020

¿Cómo pasar eL día de la madre desde casa? #YoMeQuedoEnCasa

Si os acabas de levantar quiero que sepáis que hoy es el día de la madre. Y si como yo os ha pillado un poco de imprevisto seguro que os lo perdona con alguno de estos regalos que le podéis hacer desde casa estos días de cuarentena.



Los he dividido en dos partes, la primera parte es para aquellos que estéis compartiendo el confinamiento con vuestra madre y la segunda es para aquellos que no tenéis a vuestra madre en casa. 



Una de las cosas que más estamos viendo en redes sociales estos días es lo cocinitas que nos hemos vuelto todos. Así que sería genial que le preparases un rico desayuno o una cena muy especial. ¿Sabéis cual es el plato favorito de vuestra mama?



La segunda cosa que también he visto muchísimo estos días en mi Instagram son las manualidades. Y no digo que le regaléis otro collar de macarrones. Pero el otro día una amiga mía customizo su carcasa del móvil. Seguro que hay algo así que podéis hacer para vuestras madres. Si además le gusta lo podéis hacer juntos. Porque en definitiva creo que lo que más le gusta a nuestras madres es pasar tiempo con nosotros. 



La tercera opción que os voy a dar, si estáis pasando la cuarentena con vuestras madres, es preparar una sesión de spa juntas en casa. Toda la tarde con cremas, manicuras, mascarillas y de fondo una película con Mamma Mía. ¿Qué os parece esta idea?



Ahora pasemos a los que vais a felicitar el día a vuestras madres a distancia. Si sois de esas personas que sabéis tocar un instrumento o cantáis muy bien, podéis hacerle una vídeollamada y tocarle una canción que le guste o una compuesta por vosotros. ¿Sabéis cual es su canción favorita? Si en este aspecto sois tan patatas como yo siempre le podéis organizar un espectáculo haciendo playback. Incluso podéis convencer al resto de vuestros compañeros de piso. 



Otra opción que podéis hacer es mandarle una postal digital diseñada por vosotros. Podéis poner fotos de cuando estáis juntos o alguna frase que le gusté. Y con esta postal podéis añadir algún plan que hacer juntos para cuando todo esto haya terminado. 



La tercera opción que os traigo vais a necesitar ayuda de la gente con quien esté vuestra madre (vuestro padre, hermano, abuela o tío, da igual) que le preparen una fiesta sorpresa y a la hora del pastel unirte tu también con tu pastel desde casa. Seguro que le hace mucha ilusión.



Sería genial que abajo en comentarios compartierais que vais a regalar a vuestra madre este año, a ver si se me ocurre una buena. Yo voy a intentar aprovechar los máximos días que puedo estar con ella. Espero y deseo que vuestras familias y amigos estén sanos y salvos ¡Y os deseo una feliz semana!

Adriana