domingo, 18 de agosto de 2019

24h en Londres

Vuelvo a Instantes de Tiempo después de estas dos semanas de vacaciones con las pilas cargadas y por la puerta grande. Mientras estáis leyendo esto yo estoy comiendo un fish and chips. El spoiler está servido en todas mis redes sociales por si os queréis enterar de más. Así que hoy os voy a contar mi primera vez en Londres y que fue lo que más me gustó por si tenéis que hacer una escala en la capital británica y solo disponéis de veinticuatro horas



Iba a cumplir catorce años y Ryanair regalaba vuelos a Londres por un euro (más tasas de aeropuerto). Así que mi madre no desaprovechó la ocasión de regalarme un viaje juntas a Londres. Literalmente fueron 24 horas, fuimos un sábado y volvimos un domingo. Lo que más aprendí en ese viaje fue lo importante de viajar con galletas. Comimos muy mal y prácticamente nos alimentamos de esas galletas, suerte que solo fueron unas horas. 

Bigben


Aquí con el Big Ben



Lo primero que hicimos fue aterrizar en Londres, coger la lanzadera y trasladarlos al hotel donde nos instalamos. Todo eso nos llevó bastante tiempo y además que en febrero se pone la el sol antes así que cuando salimos al centro ya era de noche y hacía muchísimo frío. Por supuesto lo primero que hicimos visitar fue el Big Ben y os prometo que oír las campanas fue algo muy bonito, quizás por todo el hype que hay detrás.

Piccadilly Circus


En Piccadilly Circus



De ahí paseamos hacia Piccadilly Circus. Pasamos por delante del Parlamento donde se abrieron mágicamente las puertas, en verdad creo recordar que tenía que salir un coche, pero nosotras estamos emocionadísimas porque se habían abierto las puertas del Parlamento “para nosotras". Y finalmente llegamos a Picadilly Circus, nunca he estado de día pero puedo recomendar al 100% visitarlo de noche con todas las luces. No solo son las pantallas y el tráfico si no es todo el ambiente que hay: las cafeterías tan modernas, las tiendas están originales. Es un lugar donde sentarte y flipar un buen rato.

Los parques

Uno de los parques que vi desde el autobús


Al día siguiente, como ya nos íbamos de Londres, decidimos coger un bus turístico que nos paseara por la ciudad. Recuerdo que pasamos cerca de muchísimos parques, cada uno de ellos con una historia o con un monumento que hacía referencia a… Recuerdo que me sorprendió muchísimo la gran cantidad de esculturas que había sobre la primera y la segunda Guerra Mundial.

Támesis


El Globe Theater desde el Támesis


Cuando bajamos del autobús supongo que comimos alguna cosa y decidimos a hacer otro tour turístico pero esta vez por el Támesis. Si no queréis andar mucho os recomiendo este tipo de tours por que vais sentados y puedes ver un montón de cosas. Además que os van a contar un millón de historias más. Desde allí pude ver la Torre de Londres, el Globe Theater de Shakespeare y un montón de edificios importantes de la historia del Reino Unido. 

Greenwich


El Barco de Cutty Shark


El problema fue que no nos entendimos con los del tour por el río y contratamos el tour largo. Así que hubo un momento que salimos del mapa y llegamos a Greenwich. La mala noticia era que teníamos que volver inmediatamente a la estación de autobuses para coger la lanzadera que nos llevaría al aeropuerto. Así que de Greenwich recuerdo que el ambiente era como más relajado, que había el Cutty Sark y que buscamos desesperadamente la parada de metro que nos llevara a nuestro destino. La buena noticia es que conseguimos llegar a tiempo al avión.



Aunque mi primera vez en Londres no fue todo lo fantástica que podía haber ido y eso influye un poco a mi pensamiento sobre la ciudad. No tiene porque ser tan malo, siempre hay cosas que recordaré con muchísimo cariño. ¿Qué es lo que más os gusta de Londres? Dejádmelo en comentarios y nos vemos la semana que viene con el blog del viaje a Londres.

Adriana

No hay comentarios:

Publicar un comentario