domingo, 27 de diciembre de 2020

Calendario de Adviento de libros con Tuuulibrería

Desde que se terminó Halloween, las redes sociales se han inundado de calendarios de Adviento. Creo que por culpa de las famosas cookies la mayoría de anuncios que me salían eran de marcas de cosmética. Así que cuando Noemí me compartió un calendario de Adviento de libros no me lo podía creer.




Porque además uno piensa que si un día te da por probar un pintalabios es algo que, como mucho, tardas un minuto en hacerlo pero este año hasta noviembre me había leído tan solo dos libros. Estuve toda la tarde pensando en que me apetecía muchísimo este calendario de Adviento pero que no iba a tener tiempo de leerlos todos. Así que hicimos un trato y si conseguía terminar el libro de “Mujeres errantes” antes del 30 de noviembre iba a comprarme el calendario de Adviento en formato reducido. Lo que significaban 10 libros en 24 días. 

Lo primero que hice fue hablar con los de Tuuulibrería a través de Instagram. Me explicaron como lo tenía que hacer. Un viernes les hice la transferencia y les mandé el justificante de pago a través del correo electrónico, donde también les puse mi contacto y dirección para mandarme los libros, qué géneros me gustaban y, sorpresas de la vida, me llegaron dos paquetes al día siguiente por la mañana. Como yo había escogido el de 10 libros, el calendario empezaba a partir del 14 de diciembre. Pero quería empezar el 1 de diciembre, me marqué los paquetes para leerme un libro cada dos o tres días hasta el día 24.


¿Os gusta Stephen King?




Me mandaron libros en castellano y en inglés, por ejemplo uno de Stephen King me lo mandaron en inglés, aunque a mí, este escritor en particular, no me gusta. Me gustaría hablar es acerca de los libros que me sorprendieron de este calendario de Adviento. Cada vez que abría uno de sus paquetes sí que os lo compartía en mi Instagram. La verdad es que leerme 10 libros en 24 días fue todo un reto y debo reconocer que no me los leí todos. De hecho no terminé ninguno. Había libros que ya me los había leído y los dejé de lado, otros a la segunda página ya me habían aburrido y también los dejé y los que más me gustaron fueron los que tenían pequeños cuentos dentro, que sí que pude terminármelos.

El primero que abrí fue "La luz que no puedes ver" de Anthony Doerr qué es una novela ambientada en la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que es un género que no me suele gustar, está muy bien escrito. Se lo dejé a la madre de Noemí y cuando lo vuelva a tener en mi estantería, me gustaría terminármelo. Otro que me sorprendió fue "La sombra y otros cuentos" de Hans Christian Andersen, que a pesar de ser unos cuentos un poco macabros sí que me gustaron. Otro libro que me sorprendió fue "La casa ciega" de Poli Délano que son pequeños casos policiacos que hay que resolver, está escrito en español de Chile y me gustó mucho aprender vocabulario nuevo. Aparte que es una novela muy light, que ahora mismo me viene muy bien de leer. Hubo otras novelas que me mandaron que eran más tostones y enseguida las deje de lado.

Una niña ciega y un chico aficionado a las radios



En el caso de Noemí nunca llego a su casa el calendario de Adviento y cuando me lo comentó le propuse que explicará lo que le había pasado y que si le apetecía recomendar libros que se hubiera leído este año, seguro que vosotros estáis encantados. Su género favorito son los libros de la Segunda Guerra Mundial y los dos que más le han gustado han sido "El tatuador de Auschwitz" y "El viaje de Cilka" de Heather Morris, que a pesar que comparten los mismos personajes no son uno la secuela de otro. Con Noemí comentamos que a pesar que los libros son momento de relax, de evadirte de la realidad, también son una fuente de conocimiento y nos ayudan a reflexionar sobre cosas que han pasado en el pasado, que es importante conocer en mi opinión para no repetir la historia.

Otro libro que se ha leído, también de un tema un tanto espinoso, es sobre el tráfico de niños en Canadá y Estados Unidos con el libro "Antes de que tú llegarás" de Lisa Wingate. Le pregunté si sigue habiendo este tráfico en siglo XXI y me dijo que no, que en principio esto dejó de ser una problemática en los años 80, pero que hasta entonces había casos donde la realidad supera la ficción. 

¿Os gustan los thrillers?



Ya pasando al terreno de la ficción, este año Noemí se ha tirado de cabeza en los thrillers con "Reina Roja" de Juan Gómez-Jurado, que a pesar de sus 500 páginas la ha enganchado muchísimo y le ha gustado muco. Tanto es así que me lo ha prestado para que yo también me enganche un rato a este tipo de libros.


Estas son nuestras recomendaciones del 2020, estaríamos muy contentas que nos dejaréis en comentarios cuáles han sido vuestros libros favoritos y entre todo es hacer un gran popurrí. También os deseo un feliz año nuevo, lleno de miles de aventuras en formatos de libros. Gracias por estar al otro lado de la pantalla un año más. 

Noemí y Adriana

domingo, 20 de diciembre de 2020

Nuestras tradiciones Navideñas

Cuando en noviembre se impusieron las nuevas medidas de seguridad y dijeron que se alargaría hasta navidades, recuerdo que mi abuela, muy triste, me dijo que no serían igual que el año pasado. Realmente estoy un poco asustada por ella, porque le ha afectado muchísimo este año y me da mucha pena. 



Así que me acordé del año pasado de Noemí explicándonos las tradiciones navideñas de Islandia y pensé en buscar tradiciones alrededor del mundo que pudiéramos adoptar para hacer de estas navidades algo un poco más especial. La verdad es que fue bastante difícil. El otro día perdiendo el tiempo en Pinterest me apareció una lista de cosas que hacer por Navidad. Como por ejemplo hornear galletas. Pensé que sería buena idea mostraros mis cinco cosas favoritas qué hacer en Navidad y que vosotros me contarais las vuestras. Y para ello me va a ayudar a Anna. 

Decorar el árbol de Navidad

Creo que una de las cosas que más nos entusiasman a todos es la decoración navideña y lo mejor de todo es decorar el árbol de Navidad. Aunque os puedan parecer todos iguales, en casa de Anna me di cuenta de que no es del todo cierto. Por ejemplo Anna tiene unas piezas preciosas de cristal y lo pone todo muy cargado de figuritas. Yo prefiero ir variando de un año a otro y siempre con piezas que no se puedan romper porque al final siempre lo movemos porque según mi madre siempre está en el medio. 




Poner el belén

La otra pieza clave en la mayoría de hogares españoles es el belén, en Cataluña lo llamamos "pesebre". El de Anna es enorme. Cuando era pequeña recuerdo tener uno así. Desde hace unos años la verdad es que solo ponemos la sagrada familia. Lo raro que hacemos en casa es esconder los Reyes Magos. Normalmente se ponen alejados del nacimiento y se van moviendo a medida que se acerca el seis de enero, que es cuando se supone que visitaron al niño Jesús y cuando volvemos a recibir regalos. Pues bien, en mi casa los escondemos. De hecho es Albert que los esconde por casa. El lugar más raro donde me los he encontrado fue junto a la pasta de dientes. 

He pensado, para futuras ediciones del Especial de Navidad, explicar que solemos celebrar en España (y concretamente en Cataluña) y otro vídeo explicando la gastronomía típica de la zona. Si os gusta la idea dejádmelo en comentarios. 




Hornear galletas navideñas
Y hablando de comida, el día que nos da por decorar aprovechamos para cocinar galletas de Navidad. Buscamos alguna receta fácil en internet y extendemos la masa para cortar las galletas. Y las regalamos entre la familia y los amigos. Todo el mundo que pasa por casa en realidad. 

Envolver regalos

Ahora solo queda envolver los regalos, literalmente flipe con la técnica de Anna. Lo que nos pasa a nosotras es que somos las pequeñas así que no hay mucho misterio. Para que nadie se quede sin regalo hacemos el amigo invisible. Consiste en que cada uno recibe un correo con su amigo invisible y con un precio aproximado. Luego le busca un regalo para aquella persona en concreto ajustándose al precio, así más o menos todos los regalos son del mismo nivel. Tengo amigas que, aparte, van dejando mensajes para que puedan descubrir quien es el amigo invisible. Nosotros lo que hacemos es, para que puedas abrir tu regalo, tienes que pasar una prueba. Pero no os penséis nada del otro mundo: recitar un poema, resolver un enigma, ...

Mandar postales de Navidad

La última tradición navideña que os traemos hoy es mandar postales de Navidad. Reconozco que no es algo muy típico en España. Y hablándolo con Anna coincidimos que no se lo mandamos a todo el mundo. Normalmente solemos buscar un diseño original, tipo una manualidad, y luego escribimos algo bonito y decoramos el sobre también. Me ha gustado mucho que este año Anna ha escrito la letra de una canción que luego he tenido que investigar cuál era y me ha dejado un mensaje encriptado en coreano. Solo apto para los freakes del correo postal. 


Este año seremos pocos pero no seremos cobardes y haremos de las Navidades algo tan especial como se merecen, para celebrarlo con las personas que más queremos. Y quizás el año que viene las Navidades ya no volverán a ser como antes, sino que serán algo muchísimo mejor. Os animo a todos vosotros a personalizar vuestras navidades y hacerlas a vuestra medida. Dejadme en comentarios que es lo que más os gusta de Navidad y os deseo una feliz semana y bon Nadal.

Adriana

domingo, 13 de diciembre de 2020

¿Qué regalarle un wanderlust?

Parece ser tradición de cada año hacer una pequeña de lista de ideas que podéis regalar a vuestros seres queridos estas navidades. Pero el reto de este año, para hacerlo algo distinto, es que podéis regalar cosas que puedan utilizar tantos viajes como en casa. ¿Alguna idea?



Auriculares

Para la gran mayoría de gente este es un buen regalo y hoy en día hay todo tipo de auriculares. Durante muchos años he viajado con auriculares muy grandes porque me son más cómodos a la hora de editar los vídeos. De hecho fue un regalo de Navidad de Albert. Este año se murieron y he decidido comprarme unos auriculares inalámbricos que me ocupen mucho menos en mi equipaje. Además es un regalo muy útil porque este año, que hemos estado más en casa, los utilizados tanto para las clases online, para editar vídeos, o estar a mi bola sin molestar al resto de la casa. 

Antifaz de noche

Tengo una buena colección de antifaces, de estos que te regalan las aerolíneas, pero mi favorito me lo compré en Oysho hace unos años y es tipo peluche. Es algo que siempre recomendado si vais a viajar en un hostel para que no os moleste la luz de vuestros compañeros de habitación. Al igual que unos buenos tapones para las orejas. Y también es algo que me he acostumbrado a usar en casa porque Albert tiene tendencias de levantarse mucho más temprano que yo. Así que si tenéis algún amigo que se encuentra en esta misma situación este puede ser un buen regalo. Además este año he aprovechado para comprarme un antifaz de estos que van a congelador cuando tengo un poco de migraña. 

Intercomunicadores para la moto

He estado pensando en algún accesorio de moto y se me ha ocurrido que los intercomunicadores son muy útiles. Tanto si vais juntos a hacer la compra semanal como si os escapáis un fin de semana largo a la otra punta del mundo. Cómo sabéis, Albert y yo llevamos intercomunicadores, con los que podemos escuchar música, hablar entre nosotros e incluso escuchar las direcciones del GPS, aunque luego Albert no le haga ni caso. También lo podemos utilizar cuando cada uno vamos con nuestra moto. Que eso también es muy útil ahora que estoy aprendiendo a ir en moto. 

Deportivas

Estaba pensando en algún accesorio para hacer deporte desde casa, pero que también nos sirviera para hacer deporte si os ibais de viaje. Concretamente se me ha ocurrido unas mancuernas y luego pensado que pesan demasiado en una maleta como para llevárnoslas en avión. Pero algo que sí que utilizo para salir a correr o andar y eso lo puedo hacer tanto en el parque de al lado de casa como en los fantásticos parques que hemos visitado desde Instantes de Tiempo. 

Tablet

Quien dice tablet dice cualquier otro dispositivo electrónico, desde un móvil a un ordenador, pasando por los libros electrónicos o las consolas portátiles. Porque reconozcamos que estos aparatitos nos han hecho llevar el confinamiento mucho mejor. Ya sea para distraernos, trabajar o para conectarnos con los de fuera de nuestra casa. En los viajes pasa más o menos lo mismo. Con una tablet podemos preparar un viaje, disfrutar de él y, a la vuelta, recordar los mejores momentos. 


En definitiva, no hace falta hacer un gran inversión de regalos para usar mientras estamos confitados y que luego, cuando nos dejen salir, se queden en casa criando polvo. Además regalar estos presentes, que pueden servirnos también para futuros viajes, a mí me motiva mucho y me da esperanza de poder volver a viajar tanto cómo quisiéramos. Espero que no tardemos mucho en hacerlo. Dejarme en comentarios cuál va a ser vuestro regalo estrella este año y os deseo una feliz semana y feliz navidad.

Adriana

domingo, 6 de diciembre de 2020

Tag de la boda

Hoy vamos a hacer juntos el Tag de la Boda, que es una batería de preguntas divertidas para que sepáis un poco más acerca de nuestra boda. El mes pasado os dimos algunos consejos que fueron muy importantes para nosotros a la hora de organizar una boda en medio de la pandemia. 




¿Cómo te propuso matrimonio?

Una tarde tonta hicimos una apuesta, casualmente Albert perdió y le tocó organizar un fin de semana sorpresa. Hicimos una pequeña roadtrip que terminó en una torre, donde fuimos a nuestra primera cita, y allí se arrodilló. Debo reconocer que no era el mejor día para subir a una torre porque llovía mucho, pero luego salió el sol y fue todo como muy mágico. 

¿Cuánto tiempo pasó desde la pedida hasta la boda?

Pasaron dos años, dos meses y 24 días. Aún pensamos en aplazarlo con todo el follón de la pandemia del virus. Organizar una boda en un año es posible, sobre todo si ese es vuestro único gran proyecto. Y todo el mundo conserva la emoción. Pero entiendo que por temas de tiempo, económicos o, como este año, por fuerza mayor haya parejas que quieran organizarlo con más tiempo o en pequeño círculo de amistades. 

Hicimos una pequeña roadtrip que terminó en una torre y allí se arrodilló



¿Qué tipo de novia fui? Relajada, perfeccionista o bridezilla

Reconozco que soy una persona perfeccionista, repasaba sistemáticamente minuto a minuto el plan de ese día. Eso me daba más tranquilidad. Reconozco que cuando volví de la boda pregunte a mis amigos más cercanos que les había parecido. Albert se lo tomo todo con más calma. Aunque cuando empezamos a tener problemas con la masía también se enfadó lo suyo. Organizar una boda no es algo fácil, ya lo hablaremos, y hay momentos de todo. 

¿Cuál fue el estilo de tu boda?

Obviamente fue estilo de viajes. Lo plantemos desde el primer momento y hay muy buenas ideas. Planteamos una paleta de colores y una tipografía. Esto os será muy útil a la hora transmitir a vuestros proveedores que idea queréis. Y dar coherencia a todos los detalles de vuestro gran día. 

Oasis, unos de nuestros grupos favoritos



¿Tuviste coordinadora? ¿Lo recomiendan?

En un principio, en todas estas empresas que organizan bodas, te incluye una wedding planner. Algo muy útil porque Alexandra pensó en cosas que nosotros no habíamos pensado. Errores de novatos. Pero con la pandemia aplazamos la cena en la masía y cambiamos el restaurante. Ahí nos quedamos solos y también lo pudimos hacer. 

¿Qué canción bailaron en el vals?

Bailamos "Don't look back in anger" de Oasis, unos de nuestros grupos favoritos. Cuando lo escuchamos en The Cavern teníamos claro, que si algún día nos casábamos, esa sería nuestra canción. Esto va al gusto de los novios pero, obviamente, con nuestro estilo no íbamos a intentar bailar algo que no sabíamos (y tampoco íbamos a disfrutar). 

Así que decidimos apodarlos "Padrins de boda"



¿Cambiarías algo de ese día?

La verdad es que me entristeció mucho el tema de la pandemia. Sorpresas y demás temas que teníamos pensados quedaron guardados en cajas al fondo del armario. Claro que estoy feliz de finalmente haberlo celebrado con mis personas favoritas en el mundo y que una boda pequeña también tiene sus ventajas, de eso también hablaremos. Pero fue como un niño que espera todo el año para ir a la playa y al final no va, y no por su culpa. 

¿Qué fue lo más estresante?

Aparte del tema de la pandemia estuve pensando que la mayoría de proveedores colaboraron muchísimo con nuestra boda. El proveedor que más me costó encontrar fue la peluquera. Me paso que muchas de ellas intentaron venderme su estilo como lo mejor del mundo y si podían venderme algún otro servicio, aunque yo no lo necesitara, debía hacérmelo si o sí. Por fin probé con Cut Me Style donde me gustó muchísimo lo que me hicieron y donde aguanto toda la noche. 

Hacía mucho que queríamos ir a Cariño



¿Tuviste damas de honor y de color fueron?

Esto lo hablaremos en un artículo especial solo para ellas. Pero en resumen quedamos con Albert que si yo tenía dos amigas él iba a tener dos amigos. Y como las traducciones al castellano o ingles no nos gustaban así que decidimos apodarlos "Padrins de boda".

¿Dónde os fuisteis de luna de miel?

Nos cerraron las fronteras de muchos países y no nos quedó otra opción que hacer la ruta en moto por el norte de España. Hacía mucho que queríamos ir a Cariño, en Galicia, y tener de esos fantásticos quince días fue un regalo. 


Y hasta aquí el segundo capítulo de Instantes de Boda. Ha sido muy divertido pasar este rato juntos y nos vemos el mes que viene donde también me he inspirado en otra youtuber que me encanta para seguir hablando de bodas.

Albert y Adriana