domingo, 24 de mayo de 2020

¿Cómo cambiar monedas cuando viajamos?

Cambiar monedas es algo que parece que nos hemos olvidado dentro de la eurozona. ¿Sabíais que aparte de estos 19 países que utilizan el euro hay algunos más que también lo hacen? Pues que sepáis que dentro de Europa existen además 26 divisas más, así que imaginaros el resto del mundo. Cambiar monedas es algo que cualquier viajero va a tener que hacer en esta vida, por eso lo he cogido como el tema de la semana. Aunque si no lo he hecho antes es porque siempre tengo la sensación que salgo perdiendo.



Pensando un poco en mi experiencia e investigando otro tanto por internet he descubierto que tenéis cuatro opciones a la hora de cambiar moneda. La primera y más usual es comprar monedas en nuestro banco de confianza, pero como veremos más adelante es la opción más cara. Si no también podemos comprar monedas en las casas de cambio en nuestro destino. Algunas de estas casas de cambio se han modernizado para que podamos comprar monedas online, es algo relativamente nuevo y que nunca he probado sí que os dejo este vídeo por si os animáis. Y por último mi opción favorita, qué es pagar con tarjetas de crédito.


En azul los países que usan euro y en rojo los que no. Visto aquí.

Antes de empezar me gustaría que sepas la diferencia entre moneda y divisa. La moneda es el objeto material, ya sean las piezas metálicas redondas o los papelillos rectangulares de papel, y la divisa es la unidad monetaria de cada estado. Este artículo que he encontrado os resultará muy útil. También hay que saber a cuánto está el cambio. Para ello podéis hacer una búsqueda rápida en Google un en el portal XE. Este otro artículo os explica cómo funciona exactamente el cambio de moneda.



Pasemos a hablar del cambio de moneda en los bancos, normalmente aplican comisiones. Mi recomendación es que vayáis a preguntar a la oficina y de paso también preguntéis, si utilizáis la tarjeta de crédito en el extranjero o sacáis dinero en un cajero automático, que comisiones os van a cobrar. También tenéis que saber que si necesitáis una divisa exótica, como he leído por allí, vuestro banco va a tardar un poquito más en traerla. Investigad un poco sobre vuestra divisa porque no todos son igual que el euro. ¿Sabíais que Cuba tiene dos monedas? Una para los turistas y otra para los locales. Otra recomendación si compráis moneda en el banco es que no hagáis grandes cantidades, por dos motivos, primero porque cuando volváis y tengáis que volver a cambiar la divisa euros os van a volver a cobrar comisión y después a mí no me gusta viajar con mucho dinero en metálico encima.



La segunda opción que tenéis son las casas de cambio. Las más caras las vais a encontrar en aeropuertos y estaciones de tren. Si por alguna razón necesitáis una os recomiendo ir al centro de la ciudad y en zonas turísticas. Cuántas más haya más, competencia habrá y mejor podréis comparar precios. Otra recomendación todos hago es si vais a visitar a un amigo que los diga donde mejor se hace el cambio, qué es lo que suelo hacer yo. Cómo os he comentado, ahora hay algunas casas de cambio donde podéis comprar moneda online. Si compráis moneda online os la pueden mandar en casa o en alguna oficina y el cambio será del momento en que vosotros hacéis el pago. La otra opción es que reservéis monedas, lo que significa que cuando vayáis a pagar esas monedas tendréis dos opciones. Quizá el cambio ha mejorado y os ahorráis algo de dinero o si ha empeorado, hay algunas casas de cambio, que mantienen el cambio del momento en que reservasteis.



Mi opción favorita normalmente es pagar con tarjeta. Cuando el datáfono me pregunta si quiero pagar en moneda local o en euros le doy a moneda local. Pero sí que es verdad que eso depende de destino donde viajes. No es lo mismo Barcelona, donde podéis pagar un chicle con tarjeta de crédito, que un pueblo perdido de la mano de Dios, que no tiene ni un cajero a 5 km a la redonda. Otra opción que puedes hacer con la tarjeta es sacar dinero de los cajeros. Es el que ofrece el cambio más cercano al oficial. El problema es que existen comisiones tanto de vuestro banco para utilizar la tarjeta de crédito como del banco del cajero dónde estáis sacando dinero. Sí que el cambio será más favorable, pero también es verdad que el precio final puede que no lo sea. Este artículo que he encontrado me parece muy interesante.


Por último me gustaría preguntaros ¿Cuál es el mejor momento para cambiar de moneda?. El cambio está sujeto directamente a la economía del país y está en continuo movimiento. Si queréis podéis observar la tendencia del cambio durante unos días y si veis que va a subir comprar ya la moneda. Yo simplemente me he resignado a que siempre voy a perder. Espero que esté información os haya resultado útil a la hora de cambiar monedas cuando viajéis y que os anime a viajar, a pesar de que sepáis no comparta vuestra misma divisa. Deseo que todas vuestras familias y amigos estén bien  Nos vemos en todas mis redes sociales y ¡os deseo una feliz semana!

Adriana

No hay comentarios:

Publicar un comentario