domingo, 27 de octubre de 2019

Los mejores intercomunicadores de motos

El año pasado intenté sacarme el carnet de moto. De momento lo que he conseguido es llevar motos aunque no puedo llevar la supermegatope moto de Albert. Así que hace un año decidimos comprarnos unos intercomunicadores para hablar de moto a moto. 



Por lo que tengo entendido hay intercomunicadores de corto alcance que van del casco del piloto al casco del copiloto. Luego están los que van de una moto a otra moto. Y luego además hay los que pueden hablar varios pilotos, varias motos, en un solo canal.

Las fantásticas vistas desde el Hotel Budái, en Budapest


Pues los intercomunicadores que compramos en Garriga hacen todo esto y mucho más. Por ejemplo también se pueden comunicar con otros intercomunicadores de otras marcas, aunque esto aún no lo hemos probado. Otra cosa que me encanta de estos intercomunicadores es qué podemos hablar como si estuviéramos uno al lado de otro a pesar de que haya 5km de distancia de moto a moto. Es también muy útil cuando vamos con dos motos y Albert me va guiando y enseñando como conducir mejor una moto.

Cuatro portugueses haciendo la ruta Alpina, fuimos junto por la etapa francesa


Por otro lado, en esta ruta tan larga, era muy cómodo ponerse música en el casco. Sí Albert hablaba, automáticamente se pausaba la música y yo podía hablar con total comodidad con él. Lo mejor de todo esto es que yo no necesito tocar el intercomunicador para poder hablar o contestar una llamada de teléfono. Con simplemente decir alto y claro "¡Hola!" puedo ponerme establecer la comunicación o responder a una llamada. Para comunicarnos de coche a moto es lo que hacíamos, nos llamábamos.

Lecaute, Francia


Entonces, en vez de buscar el número de teléfono cuando quería llamar, hay un botón que es de llamada rápida que lo tenía asignado al coche de mi madre y simplemente tocando ese botón yo llamaba directamente al coche de mi madre.

Durante el tramo de Eslovenia Albert fue solo en moto y le llamábamos a menudo para saber como estaba


Otra de las utilidades que tiene y que menos hemos usado pero es muy práctico es ponerte el GPS conectado en el bolsillo y tú escuchas las indicaciones directamente dentro del casco. Es muy práctico y muy útil, como todo con esos intercomunicadores de Cardo. La verdad es que tienen muchísimas posibilidades y van muy bien. A pesar de llevar un año utilizados no siento que los haya exprimido al máximo.


Nuestro ultima comida fueron unas ostras en el sur de Francia a modo de despedida


Temas prácticos del aparatejo. Nosotros tenemos la suerte que lo compramos en la tienda Garriga en Barcelona y ellos mismos nos los instalaron en los cascos y nos explicaron cómo funcionaban. La batería a mí me duraba un día entero de moto pero también es verdad que el que se pasaba más tiempo encima de la moto era Albert y a él no le termina durando todo el día. También es verdad que iba conectado con Bluetooth al móvil con la música y haciendo llamadas.

Se carga con un cable normal de móvil, nosotros los cargábamos cada noche para tenerlos listos a la mañana siguiente para hacer kilómetros. Luego en la caja hay un manual de instrucciones muy fácil de usar y recambios de todo el equipo.



Realmente no sería lo mismo hacer la ruta que habíamos hecho sin estos intercomunicadores Cardo. Es algo que recomiendo muchísimo. Y que seguiremos probando en próximas rutas. ¿Cuáles nos recomendáis hacer? Que tengáis una feliz semana.

Adriana

domingo, 20 de octubre de 2019

La maravillosa ciudad de Timisoara

Bienvenidos una semana más el blog de Instantes de Tiempo. La semana pasada habíamos visitado las salidas de Turda y Cluj, así que seguimos visitando las fantásticas ciudades de Rumanía. Hoy en blog: Timișoara.



La primera vez que fui a Timișoara fue en 2007. Estoy segurísima que estoy enamorada de esta ciudad por su gente y por la buena acogida que siempre he tenido allí. Así que me es muy difícil resumir la ciudad en tan solo 5 puntos favoritos o diez minutos de vídeo. También me fue muy difícil grabar el vlog porque aunque pasamos muchos días en la ciudad siempre estábamos en casa de alguien o de compras o... Por suerte Albert estaba haciendo un vídeo para sus alumnos y nos pudimos escapar a hacer de turistas por esta ciudad que me tiene enamorada.

Empezamos nuestra visita en Piața Unirii, igual que en Cluj. Es la plaza favorita de mi madre y un lugar maravilloso donde sentarte a tomar una cerveza y ver la gente pasar. Además desde hace unos años la han estado restaurando y hay un montón de edificios modernistas de muchos colores, que aún realzar su belleza.

Piața Unirii

De allí podemos ir andando hasta Piața Libertatea, pero yo preferí pasarme antes por la sinagoga de Timișoara. Este edificio ya no cumple su función religiosa pero sí que lo están restaurando para que se conserve bien, ya que es un edificio espectacularmente bello. Me fascina cómo pueden vivir en paz distintas religiones cuando en España echamos a los judíos en 1492, en cuestión de 3 días.

Piața Libertatea ahora ya es peatonal, igual que todas las otras plazas, y puedes pasear tranquilamente por allí. Desde allí ya podemos ver la Catedrala Mitropolitană Ortodoxă de Timișoara. Si seguimos por una de sus calles veréis una fuente cuadrada y negra en medio de la calle, de la cual podéis beber agua. Si os fijáis bien tiene un montón de nombres escritos en ella. Son de todas las personas que perdieron la vida en la revolución del ‘89.

Catedrala Mitropolitană Ortodoxă de Timișoara

Esta revolución no sucedió hace tanto y me he emocionado muchísimo poderla oír de la voz de los propios protagonistas. La mayoría de gente en Rumanía no le gusta hablar del tema ni recordar esas noches tan oscuras, pero bueno.

Nos dirigimos a Piața Victoriei que lleva este nombre ya que la famosa revolución del ‘89 empezó allí. De un lado tenéis la ópera, que daba nombre a la plaza antes de la revolución y justo del otro lado está la Catedrala Mitropolitană Ortodoxă, donde todo empezó.

Opera Națională Română

Esta es mi plaza favorita, no por los acontecimientos que sucedieron sino por el montón de terrazas donde tomarse un buen helado y ver a la gente pasar. La catedral de Timișoara tardó siete Generaciones en construirse y, igual que pasa con muchas otras catedrales de Europa y del mundo, fue un regalo de padres a hijos. Así que allí todos la consideran un poquito suya. 

Al lado de la Catedrala Mitropolitană Ortodoxă nos encontramos el Parcul Central Anton von Scuderi, abierto desde hace poco y es un placer pasear por esa arbolada. Justo al otro lado de la catedral se encuentra Parcul Rozelor, dónde podemos disfrutar el unos conciertos al aire libre en verano. Timișoara, como otras tantas ciudades rumanas tiene el privilegio de tener los parques bellísimos. Como por ejemplo el Parcul Botanic al lado de la Piața 700.

Piața 700


En esta plaza podemos encontrar un mercadillo y un gran mercado de flores, cosa que ya no se ve por España. En esta plaza también encontrareis el monumento explica que la ciudad de Timișoara fue la primera ciudad del mundo en tener iluminación eléctrica en las calles, algo tan común hoy en día.

Al otro lado del centro de la ciudad nos encontramos el bastión de Timișoara, dónde aún podemos cruzar las antiguas murallas. Allí se encuentran la información turística de la provincia de Timiș (o județul Timiș, como ellos lo llaman). Fueron extremadamente amables con nosotros y nos hicieron un tour privado por su museo de biblias, único en el país. Podéis ver biblias en todos los idiomas, así como la Biblia más pequeña del mundo, que la mandaron a la Luna, y muchas otras genialidades. Si vais a visitar Timișoara os recomiendo su página de Facebook donde podéis encontrar desde exposiciones a conciertos y otros muchos eventos muy interesantes.

Curtea Berarilor Timișoreana

Cerca de allí hay un restaurante que se llama Curtea Berarilor Timișoreana. Sabéis que no soy mucho de recomendar restaurantes a no ser que me hayan gustado mucho. Pero lo bueno que tiene este restaurante es que se encuentra dentro de la casa del primer gobernador de Timișoara. Así que mientras os tomáis una cerveza y probáis su carne a la brasa podéis visitar su enorme patio y haceros a la idea cómo era vivir allí. 

Y ya que hablábamos de museos dejarme recomendaros mis favoritos de la ciudad. Recuerdo que en 2009 visité el Muzeul Banatului, situado en el Castelul Huniade. Lamentablemente lleva cerrado casi 10 años por mantenimiento, así que estuvimos indagando y nos comentaron que la apertura de este museo dependía directamente del gobierno central y que no les interesaba. Me decepcionó bastante su respuesta porque este museo habla incluso de nuestra Guerra civil y como mandaron voluntarios desde allí, de Rumanía.

Asociația Memorialul Revoluției

Otro museo, el cual sí pudimos visitar, fue el de la asociación del Memorial Revoluției. La visita empieza con un vídeo subtitulado en español de 30 minutos donde explica punto por punto lo que pasó en la revolución y que te ayuda a entender mucho mejor la exposición que vas a ver. En ella no solo se habla de la revolución del ‘89 de Rumanía, si no de las revoluciones que se hicieron en el bloque comunista para terminar con esas dictaduras socialistas.



Otros museos dignos de ver son, por ejemplo, el Muzeul de Artă. Con una colección excepcional y un edificio magnífico que se encuentra en Piața Unirii. También intentamos visitar el museo del transporte público. Pero cuando llegamos nos dijeron que el museo está abierto pero las piezas no estaban allí. Pero si queríamos podíamos entrar porque había una exposición de arte, pero los ferrocarriles antiguos que íbamos a ver allí no estaban. 

Timișoara ofrece una gran variedad cultural y natural de cosas para ver infinita. Dejadme en comentarios qué os gustaría visitar. También voy a estar compartiendo algunas cuentas muy interesantes en mis redes sociales.

Adriana

domingo, 13 de octubre de 2019

Los secretos de las Salinas de Turda

Uno de los principales motivos de ir a visitar Cluj eran las Salinas. Habíamos oído hablar mucho de ellas. Sobre todo a mi madre le apetecía muchísimo bañarse en unas piscinas de sal como las que podéis encontrar en Naval (Aragón, España). 



Nosotros íbamos preparados con trajes de baños viejos, toallas, chanclas, etcétera. De camino a Cluj, por la mañana paramos a visitar el Castillo de Hunedoara (que lo tendréis el mes que viene en Octubre&Castillos) y cuando llegamos a Turda ya eran las 4 de la tarde y las Salinas habían cerrado. Así que nos dimos una vuelta por el centro y nos fuimos a Cluj, qué es lo que pudisteis ver la semana pasada en el blog de Instantes de Tiempo.

Al día siguiente comimos en Turda para llegar a tiempo a las Salinas. Este lapso de tiempo mi madre estuvo investigando. Pero aun así cuando compramos la entrada no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar exactamente.

Primer tramo de escaleras


Ya os aviso de antemano que la temperatura máxima de la mina son 12ºC. Mi Padrina (abuela) decidió quedarse y menos mal. Pasada la entrada lo primero que os vais a encontrar es una bajada de unas cien escaleras, realmente no las conté. Para la gente joven, como yo, no es ningún problema pero para la gente mayor es un mal comienzo.

Segundo tramo de escaleras


Luego entráis en lo que se llama el túnel de carga. Allí ya podéis encontrar restos de sal por las paredes. También puedes encontrar el primer baño, es algo que me pareció muy curioso que en un lugar como ese hubiera tantos baños por todos lados.

Tras andar ni 5 minutos hay un desvío que pone ascensor. Allí te encuentras como un pequeño altar, donde los mineros rezaban antes de bajar a las profundidades. Y también hay unas escaleras de madera muy desgastadas para bajar a la primera terraza. Esas escaleras no son como las primeras que nos encontramos, están gastadas y son muy estrechas y empinadas. En esta primera terraza podéis observar la profundidad de la mina. Desde allí podéis saber cuán profundo vais a bajar. 

Tienda de souvenirs en la segunda terraza con el ascensor de fondo


Esta Mina se empezó a explotar durante la época medieval. Pensar que la sal es un condimento que conservaba los alimentos durante el invierno, por ejemplo. Así que es muy normal que la gente se le pagará con sal, de ahí viene la palabra salario.

Más adelante, ya durante la II Guerra Mundial, se utilizaron las minas como refugio. Y una vez terminada la guerra emplearon el espacio como un almacén de quesos. Hasta que se decidió explotarlo turísticamente.

Último nivel con el puente, la isla y la barca


Podemos coger el primer ascensor (o si lo preferís podéis bajar más de 300 escaleras) para llegar a la segunda terraza. El espacio más grande de toda la mina. En ese espacio alberga una tienda de souvenir, unas mesas de billar, un mini estadio, bowling, … Incluso una noria. También hay unos baños y una terraza para ver las profundidades de la mina. También hay un ascensor que nos lleva al último nivel.

En uno de los bancos del último nivel


En el último nivel es el más oscuro de todos y para llegar a la isla tenemos que cruzar un puente muy artístico. Desde la isla podemos alquilar pequeñas barcas para dar vueltas en el lago de aguas negras o sentarnos en una de las terrazas a observar el paisaje. Realmente se trata más de un espacio de entretenimiento que no un lugar para entender que fueron esas Salinas, como vimos en el museo de la minería de Bochum.



Aun así es un lugar espectacular el cual os recomiendo ir si estáis de visita en Cluj. Dejadme en comentarios si vosotros os gusta visitar cuevas y minas. Os deseo que tengáis una buena semana nos vemos la semana que viene en otra ciudad de Rumanía

Adriana

domingo, 6 de octubre de 2019

Cluj Napoca, ciudad natal de Matías Corvino

Lo primero que fuimos a visitar en cuanto llegamos a Rumanía fue Cluj-Napoca. Una de las capitales de Rumanía, situadas un poquito al norte. Muy cerca de las famosas salinas de Turda.



Nada más llegar a Turda nos encontramos que las salinas habían cerrado, así que dimos un paseo por la pequeña ciudad y nos fuimos a buscar alojamiento en Cluj. Cuando pensamos dónde ir a cenar no se nos podía ocurrir un mejor lugar que Piața Unirii. Suele ser la el centro de ciudad, son plazas muy grandes, como ya veréis en el vídeo de Timișoara, y normalmente están repletas de restaurantes cafeterías y bares preciosos.

Teatro de Turda

A la mañana siguiente, a la hora de desayunar decidimos volver al centro. Desde Piața Unirii podéis visitar la iglesia de San Miguel (Biserica Sfântul Mihail), justo delante tenéis una estatua muy impresionante sobre Matías Corvino. Este fue un rey húngaro muy importante en la historia. Él nació en Cluj, cerca de la plaza se encuentra su casa natal. Luego estuvo viviendo durante mucho tiempo en el castillo de Huneduara, el cual visitaremos este año en Octubre&Castillos. Y por último murió en Budapest. Así que literalmente hicimos el recorrido su vida al revés.


Estatua de Matías Corvino en Cluj

En Piața Unirii también se encuentra el Palacio Bánffy, que actualmente es el museo de Arte. No tuvimos tiempo de visitarlo pero solo por la arquitectura del palacio me hubiera encantado entrar. Desde Piața Unirii parte el Boulevard Eroilor, que actualmente es una calle peatonal llena de terrazas, librerías...

Catedral de Cluj


Recien llegados a Piața Avram Iancu se encuentra la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción (Catedrala Mitropolitană Adormirea Maicii Domnului) por un lado y el Teatro Nacional de Lucian Blaga (Teatrul Național Lucian Blaga) en el otro. Además también se encuentra edificios gubernamentales muy bonitos. Y al final de esta avenida se encuentra lo que se llama la Torre de los Sastres (Bastionul Croitorilor) dónde podemos ver la faceta más medieval de la ciudad con su muralla.

Parque Central de Cluj


Otro de los puntos fuertes de la ciudad de Cluj son sus parques y jardines. El más famoso de ellos es el parque japonés, que se encuentra dentro del enorme parque botánico, el más grande de la ciudad. Nosotros fuimos a visitar el Parcul Central Simion Bărnuțiu, porque allí se encuentra el casino que está situado encima de un lago artificial precioso.



Después de eso nos fuimos a comer a Turda para llegar a tiempo de visitar las salinas. Pero como es algo tan impresionante lo he dejado para la semana que viene. Espero que tengáis una semana genial y dejadme en comentarios si os gusta pasear por los parques cuándo vais de turismo a otras ciudades.

Adriana